Mujeres y hombres de esperanza… como los árboles, mueren de pie.

 

barricada

En la «barricada cultural y de resistencia» establecida a la altura del canal 33 en la Cd. de Juchitán, Oaxaca; miércoles 29 de junio por la tarde-noche, el Obispo Emérito de Tehuantepec Don Arturo Lona Reyes, ofició una misa por la paz y por el cese a la represión.

“Mujeres y hombres de esperanza… como los árboles, mueren de pie.”

Acompañado de los hermanos sacerdotes Lucio Santiago Santiago y Pablo Andrés García Cruz, junto con los familiares de los dirigentes detenidos Francisco Villalobos Ricardez y Heriberto Magariño López, invitó a los demás hermanos de la iglesia que es necesario acompañar al pueblo en su lucha, que estén más cerca de sus gentes, que escuchen al pueblo, porque los pobres son los que me evangelizan.

Por medio de una frase del poeta  Nezahualcóyotl: “Amo el canto del cenzontle, ave de las 400 voces…pero amo más a mi hermano el hombre”… reiteró la importancia del amor entre hermanos y hermanas para luchar dignamente, y construir una comunidad más justa, a la que tanto anhelamos.

A través de un mensaje escrito y que fue leído entre los presentes, manifestó sentirse indignado sobre la posición de las autoridades: “Por supuesto, duele, me entristece saber que mujeres y hombres son reprimidos, encarcelados y que en estas últimas fechas la ciudadanía se ha volcado a las calles en apoyo al magisterio, han tomado las carreteras en busca de que sus reclamos sean atendidos. Me indigna reconocer que los canales de diálogo que se han abierto, resulten insuficientes para que la tranquilidad vuelva a nuestra sociedad.”

El Obispo Arturo, también se lamentó de los acontecimientos recientes, se mostró consternado de la respuesta por parte de los Gobiernos, que han dejado pérdidas de vidas humanas: “he querido saludarlos y confiarles mi consternación, me dirijo a ustedes, los que con esperanza de ser escuchados alimentan una resistencia civil e interpelan con dignidad el proceder de aquellos que mediante mandato ciudadano se les confió la misión de velar por esta  Nación y hoy día podemos constatar que el ejercicio del poder pervierte y se ensaña en contra de las y los trabajadores de la educación, padres y madres de familia y ciudadanía en general. Al igual que ustedes, nuestro corazón se estruja por la larga lista de agravios que enlutan a familias enteras y ponen en entredicho las bondades de un estado mexicano que se jacta de abanderar al exterior del país su carácter democrático.”

barricada 2

Por último, expresó su solidaridad por la lucha del pueblo y les hizo la invitación de levantar la voz para que sean escuchados: “Hoy les escribo para manifestar mi solidaridad y animarlos en este camino de búsqueda por una paz con justicia y dignidad… No, no nos cansemos de elevar nuestra voz a los distintos niveles de Gobierno y sobre todo al Poder Legislativo, quienes deben anteponer el sentimiento de esta Nación Mexicana al aprobar una ley”.

Leer: Mensaje de Don Arturo Lona Reyes, en solidaridad a la sociedad civil del Istmo; así como también Diócesis de Tehuantepec oficia misa en apoyo al magisterio.

Mensaje de Don Arturo Lona Reyes, en solidaridad a la sociedad civil del Istmo

IMG-20160629-WA0057

 

29 de Junio del 2016

Canal 33- Espacio de resistencia en la región del Istmo

Juchitán, Oaxaca. México

 

Queremos que el Gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos,  les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: ¡cese la represión!”[1] Romero de América

 Hermanas, hermanos.

Les comparto: desde que intuí que mis pasos pisarían este Istmo, asumí que esta región me regalaría todas las motivaciones y despertares que como ser humano preciso para vivir una vida en plenitud, mi padre y  mi madre animaron mi vocación y acompañaron mi viaje. Mamá Lolita decidió germinar este suelo istmeño y ahora descansa en estas tierras de la inmortal Sandunga.

Mis hermanos sacerdotes, hermanas religiosas, creyentes comprometidos, personas generosas en solidaridad  y sobre todo, los empobrecidos de esta región me han enseñado que a veces hay que poner atención a la algarabía de los niños, la sabiduría de abuelas y abuelos,   escuchar las voces de la madre naturaleza a través del río, el canto de las aves, la lluvia, el viento  y las largas veredas  de la montaña que siempre nos conducen a alguna parte.

Se nota que vengo de San Francisco La Paz, Chimalapa, ¿cierto? Allá, en la selva, soñamos con construir un Bachillerato Comunitario. Antes, el 25 de este mismo mes, los Pueblos Chontales que se están organizando para la defensa de su territorio, me invitaron a presenciar la constitución de su proceso comunitario.  Con todo esto y a mis años, no pierdo esa capacidad de asombro por esta pródiga tierra istmeña. Me asumo como un hombre peregrino por haber recorrido esta región del Istmo, alimentándome de sus esperanzas, las cuales han fortalecido mi Fe en el Jesús de la historia, siempre presente en la vida y memoria de los pueblos. Por supuesto, duele, me entristece saber que mujeres y hombres son reprimidos, encarcelados y que en estas últimas fechas la ciudadanía se ha volcado a las calles en apoyo al magisterio, han tomado las carreteras en busca de que sus reclamos sean atendidos. Me indigna reconocer que los canales de diálogo que se han abierto, resulten insuficientes para que la tranquilidad vuelva a nuestra sociedad.

Antes de partir a la Ciudad de México, he querido saludarlos y confiarles mi consternación, me dirijo a ustedes, los que con esperanza de ser escuchados alimentan una resistencia civil e interpelan con dignidad el proceder de aquellos que mediante mandato ciudadano se les confió la misión de velar por esta  Nación y hoy día podemos constatar que el ejercicio del poder pervierte y se ensaña en contra de las y los trabajadores de la educación, padres y madres de familia y ciudadanía en general. Al igual que ustedes, nuestro corazón se estruja por la larga lista de agravios que enlutan a familias enteras y ponen en entredicho las bondades de un estado mexicano que se jacta de abanderar al exterior del país su carácter democrático.

No, no nos cansemos de elevar nuestra voz a los distintos niveles de Gobierno y sobre todo al Poder Legislativo, quienes deben anteponer el sentimiento de esta Nación Mexicana al aprobar una ley.

Hoy les escribo para manifestar mi solidaridad y animarlos en este camino de búsqueda por una paz con justicia y dignidad, recordándoles que en medio de tanta adversidad no debemos olvidar que será un proceso largo, el cual tenemos que alimentar con propuestas que construyan la comunidad justa que tanto anhelamos.

FRATERNALMENTE

+ Arturo Lona Reyes

________________________

[1] Monseñor Romero, Homilía 23-marzo-1980).

Descargar en versión PDF: Mensaje de Don Arturo Lona Reyes, en solidaridad a la sociedad civil del Istmo.Mensaje a Soc. Civil. Don Arturo 29 junio 2016.